Inicio I Como llegar? I Responsabilidad Social I Agenda I Noticias I Servicios I Enlaces I Contacto 

 

Información Turística
¿Como llegar?
Galería Fotográfica
Visitas guiadas
Mapa del Jardín
Servicios
Salón de Exposiciones
Escolares y jubilados
Paisajismo
Tomas Fotográficas
Regalos Japoneses
Restaurant
Vivero
Japón por dentro
Feriados y festividades
Costumbres
Educación

Historia










 

   El Sakura, es una planta arbórea de la familia de las rosáceas, cuyo origen se remite al Himalaya o a China continental donde solamente hay pocas especies de la misma.  En Japón hay de 30 a 40 especies cuyas flores se presentan en forma doble o simple.

   Dentro de la historia cultural del Japón, esta planta, especialmente su flor ocupa un lugar muy privilegiado, tan privilegiado que se la identifica como la flor nacional.   Ya en la época que se registran los primeros escritos con escritura genuina del Japón, en los años 700 (era de Nara), esta flor aparece en cuantiosos poemas.  Hasta entonces, la moda cultural era básicamente adaptada de la China, desde la escritura hasta en muchos elementos cotidianos, siendo hasta estos tiempos la flor del Mume, más trascendente, ya que en China es la que representa a la cultura.   Hasta que a fines de la era Nara, y comienzos de la era Heian (704 d.C) reaparece el Sakura y se la identifica fuertemente con el espíritu japonés.   Desde esta época, los guerreros ofrendaban poemas escritos en la corteza del árbol de Sakura al emperador en signo de lealtad.   Existe desde entonces la creencia de que al cortar un árbol de Sakura, éste sangra, creencia ésta que ha hecho hasta desviar la construcción de la vía férrea en Tokio por no destruir la plantación de una arboleda de Sakura en esta prefectura. 

   En el archipiélago de Japón existe un sinnúmero de cerezos que adornan el paisaje en los meses de primavera (fines de Marzo, comienzos de Abril), las flores son de cinco pétalos dentados, dispuestas en racimos, y se presentan en una gama de colores que va desde un rosa tenue, casi blanco hasta un rosa carmesí con sutiles tonos intermedios.   Esta forma y color de esta especie han simbolizado por siglos la pureza, sencillez y lealtad.   Se compara la floración al punto máximo con el espíritu guerrero en plena batalla por el país y la efímera vida de esta flor y su modo de ir desapareciendo del paisaje en un lento caer de los pétalos, se compara a la vida del guerrero que cae luego de luchar por su país.   De aquí que se haya nacido la admiración e identidad del pueblo japonés en esta flor.

   Esta flor no solo se materializa en poemas y como nombre de la hija mujer, sino que también aparece su imagen en diseños artísticos, textiles, cerámicos y elementos domésticos, la madera del árbol es muy apreciado para la arquitectura en madera y para los instrumentos musicales.

   La admiración nacional por éste árbol aún perdura, y es materializado en eventos locales denominados “Hanami” (observar la floración) que consiste en reunirse bajo las arboledas florecidas y sobre unas esteras tendidas en el pasto se festeja comiendo, bebiendo y danzando ya sea en familia o entre conocidos.   Esta costumbre tiene sus comienzos en recitos imperiales en la era Heian (año 794 d.C.)

   Si bien el crisantemo es el emblema imperial y por ende nacional, a éste se lo respeta y considera como tal, pero al hablar de “flor” que refleja la cultura japonesa, lo más tradicional es hablar del Sakura como
 

El Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés es administrado por la Fundación Cultural Argentino Japonesa, se autofinancia con los ingresos por abono de la entrada. No recibiendo subsidios externos.
Gracias a su colaboración podemos mantener este hermoso jardín.

  Jardín Japonés ® Copyright 2001-2010 todos los derechos reservados.